Almendro (Prunus dulcis)

 

Nombre científico: Prunus dulcis (MILLER) D. A. WEBB

 

Nombre común: Almendro.

 

Descripción

Árbol o arbolillo perennifolio, que puede alcanzar unos 10 m de altura. El tronco es tortuoso, con la corteza rugosa, agrietada y de color ceniciento.

Las hojas son simples, alternas, de color verde, lampiñas, de forma lanceolada, con el borde aserrado o finamente festoneado y con el pecíolo bien desarrollado.

Las flores son  blancas o ligeramente rosadas, se disponen en grupos o solitarias y brotan antes que aparezcan las hojas. Están compuestas por cinco sépalos, cinco pétalos, de 15 a 30  estambres y dos estilos.

El fruto es una drupa aovada y comprimida. Las almendras al principio presentan una envoltura carnosa, de color verdoso y pubescentes, que con el tiempo se reseca y se abre, dejando en libertad el hueso leños, en cuyo interior se encuentran las semillas o almendras propiamente dichas. Estas pueden ser dulces y comestibles o amargas, dependiendo del tipo de almendro.

 

Floración y fructificación

Florece en invierno, entre los meses de enero y marzo. El fruto madura a finales verano y se recogen en septiembre.

 

 

PORTE

 

HOJAS

 

FLORES

 

FRUTO

 

TRONCO

 

Hábitat y distribución

Árbol rústico, que se adapta bien a los terrenos secos y pedregosos. Prefiere los suelos calizos y además se asilvestra con gran facilidad.

Su área natural de distribución es el centro y sur de Asia y el norte de África. Desde muy antiguo se cultiva en toda la región mediterránea, debido a su clima cálido y seco, propicio para su desarrollo.

 

Usos y curiosidades

Es un árbol cultivado principalmente como frutal. También es un árbol ornamental debido a su gran belleza cuando florece en invierno. Su madera es dura de color rojizo y se utiliza para contrachapados y como combustible. La madera de las cáscaras de las almendras trituradas se ha empleado para falsificar la canela y para transformar los vinos blancos añejos en coñac. También con las cáscaras se pueden hacer conglomerados de madera, que se emplean para la fabricación de muebles y ataúdes.

El principal uso del almendro reside en sus semillas, las almendras dulces, que se pueden consumir frescas o tostadas y son ampliamente utilizadas en repostería para la fabricación de mazapanes, peladillas, turrones y otros dulces. De las semillas se pueden obtener la leche de almendras, recomendada en algunos regímenes alimenticios. También de las semillas se obtiene el aceite de almendra, el cual se utiliza como laxante, emoliente y en cosmetología para preparar cremas y linimentos. La mezcla de leche de almendras y aceite de almendras se consideraba un antídoto contra las intoxicaciones con arsénico.

Las almendras amargas contienen un glucósido, la amigdalina, que al descomponerse libera ácido cianhídrico, sustancia muy tóxica. Los almendrucos (almendras dulces inmaduras o verdes) también contienen esta sustancia por lo que se deben consumir con moderación, sobre todo los niños.

En medicina popular con las almendras dulces se puede preparar una especie de horchata que se utiliza para combatir la tos. Por otra parte, la resina o gomas exudadas por los almendros se han empleado como astringente.

El nombre genérico de “Prunus” significa en latín ciruelo, y su nombre específico “dulcis”, significa suave, dulce, alude a sus semillas comestibles. Hay que indicar que Prunus dulcis incluye tanto a los almendros dulces como amargos o silvestres. Linneo designo el nombre científico de “Amygdalus communis” para el almendro, ya que los romanos denominaban a este árbol “Amygdalus”. Algunos autores consideran que este nombre debería ser conservado, y por tanto, el almendro pertenecería a un género diferente al “Prunus”.